Cómo evitar una mala alimentación

Si no se quiere llegar a tener problemas de salud derivados de una mala alimentación y tener que ponerse en manos de los especialistas de una clínica tratamiento obesidad, lo mejor es prepararse y aprender a llevar una vida saludable, sobre todo en cuanto a la comida.

Es necesario recordar que la obesidad es una enfermedad que depende de factores diferentes como hormonales, sedentarismo, alimentación, etc. Está demostrado que muchas personas que tienen problemas de sobrepeso tienen unos hábitos alimenticios y un estilo de vida equivocado y que influye a la hora de ganar peso.

Tips para una mejor alimentación

Una de las mejores recomendaciones es la de aumentar el consumo de frutas, hortalizas, verduras y legumbres, algo que debe estar presente en cualquier clase de dieta. La razón es porque proporcionan un gran número de nutrientes sin demasiadas calorías. Es necesario priorizar estos alimentos antes que los hidratos de carbono de rápida absorción, como puede ser el azúcar.

Hay que prescindir de bebidas como refrescos, zumos azucarados, etc. La mejor opción es optar por el agua con lo que se consiguen nutrientes y se ayuda a purificar el cuerpo. Lo recomendable es entre los 2 y los 2,5 litros al día.

Por otro lado, es importante que seamos nosotros quienes cocinemos y evitar en todo momento los platos precocinados o algunos productos congelados y comida rápida. Son más fáciles de preparar pero aportarán un gran número de calorías y grasa al cuerpo.

Para finalizar, se recomienda desayunar todos los días y hacerlo de forma equilibrada. De esta forma proporcionaremos la energía necesaria para el cuerpo hasta la hora de comer. Se debe evitar picar entre horas para no engordar. En este caso, si se tiene hambre se puede comer fruta, zanahorias, queso blanco, etc.