Ejercicio y alimentación para mejorar tu salud

La dieta mediterránea y la actividad física son dos de las claves principales para tener un cuerpo activo y tonificado, lo que reporta salud, uno de los objetivos que todos deberíamos buscar. Además, en la salud hay una premisa, una frase muy trillada pero que tiene una gran importancia, "más vale prevenir que curar".

La prevención es una de las mejores armas para luchar contra muchas de las enfermedades que se suceden hoy en día. Muchas de ellas derivadas de hábitos de vida poco saludables y que, desgraciadamente, cada vez son más frecuentes en nuestro día a día.

Dieta mediterránea y ejercicio físico, dos grandes aliados

El sedentarismo y una mala alimentación son estrechos aliados de enfermedades cardiovasculares entre muchas otras, algo que hay que comenzar a combatir desde que somos pequeños, aunque nunca hay un mal momento para ponerse a hacer ejercicio y llevar una alimentación equilibrada que nos haga prevenir posibles trastornos alimenticios. 

Es importantísimo hacer al menos una hora de ejercicio físico al día, acorde a la edad y al estado físico de cada persona. Lo más recomendable en cualquier caso son los ejercicios aeróbicos en los que se trabaja una gran parte de los grupos musculares del cuerpo. Caminar, andar en bicicleta, patinar o nadar son algunos de los más recomendables.

La dieta mediterránea es uno de nuestros tesoros gastronómicos y todos conocemos su gran potencial, con un gran aporte de todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, con un bajo índice de calorías y un sabor excelente en todas sus elaboraciones, no hay mejor razón para cuidarse incluso comiendo.

¿Cuál es tu excusa para no cuidarte?